Buceo en Zaragoza

Hoy de nuevo es Edu, un amante del buceo en Zaragoza, quien nos escribe un post. Que ya le vale, que lleva más de un año sin venir a vernos… ☹️☹️☹️

Los inicios

Hace apenas dos años mi chica me convenció para hacer un bautizo de buceo (ella ya buceaba cuando la conocí) y ese día, cambiaron algunas de mis prioridades, os conté mis inicios en un post.
Al bautizo le siguió el curso Open Water con Sergio como instructor y, casi recién titulado, mi chica me organizó una escapada a Estartit, a disfrutar de los meros de las islas Medas, sospecho que quería asegurarse que me enganchaba al submarinismo…

Ese mismo verano, después de escaparme casi todos los fines de semana a bucear con mARdEhIELO, me saqué el siguiente título de buceo de Padi: el Advancee Open Water y tras unas cuantas inmersiones hasta finales de Septiembre, en Octubre nos fuimos a Malta.

En invierno el agua está fresquita así que después de ese viaje, guardé el neopreno con visos de volverlo a sacar allá por Marzo o Abril. Pero Con todo este lío de la pandemia, del confinamiento y de las restricciones, por responsabilidad o por precaución, he pasado cerca de año y medio en tierra firme.

El regreso

¡Hasta este fin de semana, que hemos vuelto a Tarragona! ¡A mARdEhIELO! Y menos mal, porque tenía tantas ganas que tenía de bucear, que amenazaba con ponerme el neopreno y bajarme al Ebro 🤣🤣, pero en casa me decían que el buceo en Zaragoza, como mucho, en la bañera 😝😝

La verdad es que no bucee mucho, sólo dos inmersiones, pero es que mARdEhIELO no sólo es un centro de buceo, es una familia, y cuando hace mucho tiempo que no ves a la familia y a los amigos… ¡hay que hacer vida social!

La primera inmersión fue a Dragonera, que ya no es la Dragonera que conocía, los temporales han hecho mella en ella, y aunque desde la distancia parece el mismo barco, cuando te acercas hay muchas cosas cambiadas que descubrir. ¡Es como si fuera un barco nuevo!

La segunda inmersión, fue en el Vapor del Miracle, también estaba diferente, pero no tanto.

Y ahora…

Pese al tiempo transcurrido bucear es como andar en bici, ¡no se olvida!, y cuando lo por fin lo retomas…te vuelve a picar el gusanillo, tanto, ¡que yo ya estoy buscando fechas para la próxima escapada a bucear en Tarragona!