Pecios malteses

Malta, nuestro viaje del 5 al 12 de Octubre de 2019

En 2019 quisimos probar algo nuevo, nos habían hablado de Malta como un buen destino de buceo. Está cerca, en vuelo directo desde Barcelona, llegamos a la capital en unas dos horas, no es país caro que siempre  y una de las dos lenguas oficiales es el inglés, con poca vergüenza y cuatro palabras, comunicarse es sencillo.

Malta es un archipiélago con muy buenas características para el buceo.

-Sus aguas son cálidas, en verano rondan los 27º y en invierno no suelen bajar de los 15º.

-En las claras aguas del archipiélago Maltes (Malta, Comino y Gozo) dominan los azules turquesas avivados por sus fondos arenosos. En general, la visibilidad es muy buena.

-La costa maltesa está llena de de bahías, calas y grutas que son un gran atractivo para los buceadores y sus fondos marinos, ricos en fauna, como en flora. Además, en los fondos de Malta, reposan numerosos barcos hundidos, en su mayoría visitables. Entre ellos destacan varios pecios de las Guerras Mundiales, aviones y otros barcos más recientes.

En nuestra primera ruta a Malta (seguro que repetimos), seguimos este itinerario:

Primer día en de buceo:

Pecio Um El Faroud. muy cerca de la pequeña bahía de Wied Iz-Zurrieq, desde la que salen los barcos para avistar el Blue Grotto, a unos 7 minutos nadando o buceando entre dos aguas, desde el punto de inmersión, encontramos el pecio. Son los restos de un petrolero que realizaba trayectos entre Libia e Italia. En 1995, durante unas reparaciones, se produce la explosión accidental de uno de sus tanques, causando la muerte de 9 trabajadores del astillero. No volvió a navegar, en 1998 decidieron hundirlo para la creación de un arrecife artificial.

Segundo día de buceo:

Pecio MV Karwela: Al sureste de Gozo, a unos 60 metros de navegación desde el punto de inmersión, llegamos a los restos un antiguo ferry de 51 m de largo,  se encuentra en buen estado y se mantienen las tres cubiertas. El barco se hundió en agosto del 2006 para crear un arrecife artificial. La cubierta superior está a una profundidad de 30 m, y el lecho arenoso a unos 40 m.

Pecio Cominoland: Al sureste de Gozo, a unos 70 metros de navegación desde el punto de inmersión, llegamos a los restos un antiguo ferry que se utilizaba para excursiones turísticas a Comino. Se encuentra en buen estado y se mantienen las dos cubiertas. El barco se hundió en agosto de 2006 para crear un arrecife artificial. La cubierta superior está a una profundidad de 32 m, y el lecho arenoso a unos 40 m.

Tercer día de buceo:

Anchor bay: Es una bonita bahía rodeada de acantilados que se encuentra al noroeste de la isla de Malta, el punto de inmersión, se encuentra frente al famoso Popeye Village, un parque temático realizado con el decorado de la película Popeye, the movie (1979), con Robin Williams. En el lado sur hay una pared repleta de pequeñas bóvedas y recovecos, a unos 20 minutos de navegación, encontramos una caverna con una cámara de aire a pocos metros de la entrada, donde podremos salir a superficie. En el lado norte, cruzando la bahía un fondo de arena está The Anchor, el ancla de mas de 3 metros de longitud, que da nombre a la bahía.

Cuarto día de buceo

Blue hole: En Dwejra, al oeste de la isla de Gozo, hay un pequeño agujero, totalmente redondo que desciende a 17 m, para llegar a él, hay que caminar unos 5 minutos, por un terreno incómodo, especialmente al ir cargados con todo el equipo.

A 5 metros bajo el punto de inmersion, atravesamos un arco que nos lleva a mar abierto, se rodea el arrecife hasta pasar por las gigantescas rocas que dejo el famoso Azure Window después de su colapso, al que damos la vuelta por la izquierda, seguidamente ascendemos por una chimenea y siguiendo la pared regresaremos al Blue Hole. Justo antes de emerger, visitaremos una pequeña caverna que se encuentra en el fondo del punto de inmersión.

Inland sea: Justo detrás del Blue Hole, hay un pequeño mar interior que se comunica con el exterior por un estrecho cañón de 27 metros de profundidad y aproximadamente 100 metros de longitud. Por su superficie, dan paseos en barca.

La inmersión transcurre por este cañón,  hasta llegar a mar abierto, donde seguimos la pared de la izquierda. El regreso se realiza por el mismo itinerario.

Buceando a través del cañón, destaca la poca luminosidad del interior y los atractivos contraluces para la fotografía submarina.

Quinto día de buceo

Pecio P- 29: en Cirkkewa Point a unos 5 minutos nadando de la costa, se encuentran los restos hundidos de barco de origen alemán que desde 1996 formó parte de los patrulleros malteses.
El barco se hundió en agosto de 2007 para crear un arrecife artificial. El fondo arenoso está a unos 36 m.

El pecio esta en muy buen estado, la penetración en la sala de motores y máquinas es de fácil acceso, quizás lo mas conocido sea su ametralladora de proa, puesta a posteriori, ya que no es original del pecio.

Pecio Rozi:  en Cirkkewa Point a unos 150 metros de la costa, se encuentran los restos hundidos de un remolcador que durante años estuvo trabajando en Grand Harbor.
El barco, que descansa en un lecho arenoso a unos 32 metros, se encuentra en buen estado. Se hundió en 1992 para crear un arrecife artificial.

Pero no todo fue bucear, nos alojamos en dos apartamentos espectaculares en la zona de St John, por las mañanas “al agua”, pero por las tardes aprovechábamos para vistar los alrededores de los puntos de inmersión, cenar y tomar algo.

Lo pasamos tan bien, ¡¡¡que repetiremos el viaje…!!!