Bucear lejos de la costa

El buceo en aguas interiores es una práctica que, aunque no está extendida, es cada vez más habitual, sobre todo cuando no podemos practicar submarinismo en el mar. En estas inmersiones en aguas no costeras los buceadores descubrir un paisaje subacuático completamente diferente al habitual de los mares u océanos.

En la situación actual, con habituales restricciones de movilidad, el buceo en aguas interiores ha sido la alternativa para que los buceadores que residentes en poblaciones del interior puedan continuar practicando el submarinismo.

¿Dónde se bucea?

Son varios las opciones para este buceo: pantanos, lagos, en grutas inundadas, remansos de ríos y en invierno si la climatología lo permite, también hay buceo bajo hielo.

En España estos son algunos de los puntos de inmersión más conocidos:

  • Las lagunas de Ruidera en Ciudad Real,
  • el pantano de Canalles en Lleida, bajo cuyas aguas está el pueblo de Blancafort,
  • el pantano de Riaño en León, bajo cuyas aguas está el pueblo de Riaño,
  • la Cueva del Agua en Cartagena,
  • el Pozo Azul, un cenote  en la provincia de Burgos,
  • la cueva del Moraig en Alicante, etc.

A nivel mundial, destacan los cenotes de la península de Yucatán en México. Hace un tiempo les dedicamos una entrada en nuestro blog: Aquí.

Una planificación especial

El buceo en aguas dulces, además de la planificación habitual del buceo en el mar (del equipo de buceo y del equipo de buceadores),  requiere de una adicional y especial, ajustada a las condiciones de estas inmersiones.

  • Antes de nada, es indispensables, saber si es la zona en la que queremos bucear, tiene permitido el submarinismo. Las restricciones más habituales son por ser: zona protegida (parque natural, coto de pesca), propiedad particular (los propietarios deberían dar su consentimiento), zona navegable (por los peligros obvios).
  • Consultar la meteorología: una simple tormenta puede aumentar mucho el caudal de la zona de inmersión, poniendo en riesgo a los buceadores.
  • Recabar información sobre la zona:
    • Facilidad de acceso.
    • Profundidades medias y máximas.
    • Corrientes.
    • Visibilidad. Las aguas interiores, en general, son más turbias que las marinas.
    • Tipo de fondo. Si es de lodo, habrá que tener cuidado con el aleteo.
    • Obstáculos o elementos sumergidos. Requieren especial atención los objetos cortantes, hierros, alambres, para evitar cortes indeseados),
    • Flora. No sólo porque será muy diferente de la marina, sino por estar atentos de no enredarnos con ella.
    • Fauna.

Los grupos de buceadores suelen ser menores que en inmersiones en el mar, ya que es importante no perder el contacto con el grupo.

En el equipo no podemos olvidar: linterna (para mejorar la visión), elemento de corte (por si nos enredamos), varias líneas de cabos (para poder seguirnos) y al menos una con una boya al extremo que marque ,en superficie, la posición del grupo.

Estas inmersiones, en general, se recomiendan para buceadores con cierto nivel técnico.

Buceo en ríos

Esta práctica de buceo en aguas interiores o buceo en agua dulce,  es muy similar al buceo en corrientes. Así, bucearemos:

  • contra corriente, sabiendo que el esfuerzo físico requerido, supone un mayor consumo de aire, y que esto no debe influir en la seguridad del buceo,
  • a la deriva, solo si la corriente es muy suave y la visibilidad muy buena.

Hay que prestar especial atención a posibles pozos que generen corrientes no esperadas o remolinos.

Buceo en pantanos o embalses

En muchas ocasiones la construcción de pantanos, ha dejado sumergida alguna población, que son el atractivo más destacado de este tipo de buceo: turismo bajo las aguas.

  • contra corriente, sabiendo que el esfuerzo físico requerido, supone un mayor consumo de aire, y que esto no debe influir en la seguridad del buceo,
  • a la deriva, solo si la corriente es muy suave y la visibilidad muy buena.

En estas inmersiones ha de tenerse en cuenta que:

  • la temperatura del agua suelen ser bajas,  haciendo del traje seco el mejor aliado,
  • nunca debe bucearse si las compuertas están abiertas o van a abrirse durante la inmersión.
  • nunca debe bucearse cerca de las compuertas del pantano, aunque estén cerradas
  • la temible succión, que arrastra hacia el fondo o hacia el pie de la presa cuerpos en movimiento o  que floten entre dos aguas y que re
Buceo en lagos

Es muy similar al buceo en pantanos o embalses y habrá que seguir las mismas recomendaciones.

Buceo bajo hielo

Lo mejor del  buceo bajo hielo es probarlo, con mARdEhIELO en Panticosa, pero si queréis más detalles, tenemos un post exclusivo: AQUÍ.

Buceo en altura

Recordad, que además de lo que ya hemos comentado, si el buceo no solo se hace en interior, sino que el punto de inmersión está muy elevado respecto al nivel del mar, hablamos de buceo en altura, y ahí además de una adaptación previa, requiere de unos cálculos de consumo especiales, por la diferencia de presión.

Si no lo recuerdas y no encuentras tus apuntes de buceador, siempre puedes pasarte por nuestra escuela de buceo y hacer un rápido repaso con nosotros.