¿Planta o alga?

Las praderas de posidonia oceánica las forma una especie endémica del mar Mediterráneo, que no se encuentra  en ningún otro mar del mundo.  Por su aspecto y su ubicación, en el fondo del mar, lleva a pensar que es un alga,  pero, ¿sabías que en realidad es una planta? ¡y da frutos, como el de la foto!

Frutos de posidonia
La planta y sus características

Es una planta marina con hojas, tallo y raíces, que también produce flores y frutos.

Forma praderas ocupando grandes extensiones en el litoral mediterráneo. Las podemos encontrar entre la cota superficial hasta los 30-40 metros de profundidad en función de la transparencia y calidad de las aguas.

Vital en el ecosistema

Las praderas de posidonia que tapizan el fondo marino mediterráneo, contribuyen a la conservación medioambiental:

  • Sus raíces mantienen el sedimento marino inmóvil evitando su erosión, y así, constituyen un ecosistema al crear zonas de producción de oxígeno, que se convierten en lugares de cría y refugio de muchas especies animales y vegetales. Se dice que más de 400 especies de vegetales y 1.000 de animales habitan allí.
  • Las plantas de posidonia filtran el agua marina manteniéndola marina limpia y transparente.
Datos sorprendentes de la posidonia oceánica:
  • Es considerada el ser vivo más longevo del planeta, con unos 100.000 años de vida.
  • Se fija al sustrato mediante  rizomas que pueden extenderse varios kilómetros, produciendo millones de plantas a partir de un mismo clon, vamos ¡que se clonan ellas solas!
Protegida, pero amenazada 

Como dice National geographic, la posidonia Oceánica es una de las especies mediterráneas en peligro de extinción. Por eso,  está protegida en el CITES  (Convención sobre el Comercio Internacional de Especies Amenazadas de Fauna y Flora Silvestres) e incluida en el Listado de Especies Silvestres en Régimen de Protección Especial en el Mediterráneo.

Sus  principales amenazas son:

  • Las especies invasoras. Como el alga Caulerpa, que fue introducida en el Mediterranopor un vertido accidental producido en un acuario de Mónaco. Cuando este alga, de alta toxicidad, invade las praderas de posidonia muchas especies desaparecen.
  • La falta de transparencia del agua. Un aumento de la turbidez,  por la suspensión de sedimento, por un vertido o por el fondeo de embarcaciones, afecta negativamente a la pradera.
  • La destrucción del lecho marino: De nuevo por el fondeo de embarcaciones, o por alunas prácticas de pesca.
  • La contaminación.

Si buceas en el Mediterráneo, puedes disfrutar de la vida en las praderas de Posidonia, que especialmente durante su floración,  se convierten en una experiencia submarina inolvidable.

En Tarragona, casi ha desaparecido, pero buceadores de L’Ametlla de Mar han realizado varias publicaciones describiendo el espectáculo.

En mARdEhIELO hacemos todo lo posible por cuidar el medio ambiente, siendo responsables en nuestras inmersiones y sobre todo cuando fondeamos nuestros barcos.