Mi cambio al ala

Y Edu, nuesto compi de buceo en Zaragoza, nos sigue escribiendo posts, esta vez nos cuenta su cambio al ala.

Mi historia

Hace ya dos años, comencé a hacer mis primeros pinitos en el mundo del submarinismo. Ya conté anteriormente mis experiencias con el bautismo y mis cursos PADI Open Water y Advanced Open Water, e incluso hace poco me certifiqué en Nitrox, que ya contaré más adelante, porque es mucho más importante lo que os narro a continuación.

Dos años después de bautizarme y algunos (muchos) kilos de menos, me han llevado a plantearme jubilar mi jacket ventral (el tradicional), que se me ha quedado algo grande y ya no me sentía cómodo buceando con él, y buscarle un sustituto.

Señal-ok-buceo-en-Tarragona

Como afortunadamente, mi centro de buceo de referencia es mARdEhIELO, les pedí consejo. Quienes además de aconsejarme dentro de la infinidad de marcas, modelos y configuraciones que existen, me han permitido probarlas en su centro con el material del que disponen, bien en la escuela de buceo, bien el suyo propio.

El ala

Por mi fisionomía, por mi forma de bucear  y por mis siguientes pasos en el mundo del buceo, me recomendaron “el ala”.

Se trata de un chaleco con forma de “donut” hinchable sobre el que se coloca la botella, por su diseño, casi automáticamente tiende a posicionar al buceador en horizontal bajo el agua. Esto permite ser más hidrodinámico y, por tanto, desplazarte y moverte bajo el agua con menor resistencia. Una de las mayores diferencias que encontré, casi al instante, es la rapidez con la que encontré mi flotabilidad (primera ventaja), de hecho, en mi primera inmersión, ya me di cuenta que hinché y deshinché el ala muchas veces menos que mi antiguo jacket, con lo que “desperdicio” menos aire (segunda ventaja). No nos engañemos, el aire mejor en la botella que fuera de ella.

Además, dado que se equipa con una placa de metal para realizar un buen ajuste entre la botella, el equipo y la espalda, permite llevar menos lastre en cinturón. A mí personalmente, el lastre me producía pequeños dolores en las lumbares que han desaparecido desde el primer día que utilicé el ala (tercera ventaja).

No es únicamente el sentirme cómodo con la configuración del ala, es el saber que estoy en una posición más adecuada para realizar la actividad de submarinismo, que me permite moverme con mayor eficacia dentro del agua, consumir menos aire y, en definitiva, sentirme mejor y más cómodo buceando. Estos aspectos  son extremadamente importantes tanto en el buceo recreativo como el técnico.

Ya no me preocupa cuánto aire consumo o cuanto me va a durar el que queda. Consumo mucho menos aire que antes, lo que añade una cosa menos que gestionar bajo el agua. Todo suma y a mejor.

Mi cambio al ala, de momento es todo un éxito.

Vista-trasera-ala-de-buceo-OMS
¿Todo son ventajas?

Al igual que se habla de sus ventajas, también es importante analizar las desventajas. Por poner un pero a esta configuración, diré que es difícil llevar tantas cosas como con un jacket. ¿Por qué? ¡pues por que no tiene bolsillos! Afortunadamente, para cada problema hay una solución:

  •  los bolsillos que algunos neoprenos llevan incorporados,
  • unos bolsillos que colocar alrededor de la pierna (sujetándolos con unas tiras de velcro)
  • y mis favoritos; unos pantalones con bolsillos que se ponen sobre el neopreno.
Pantalones de buceo

En los bolsillos de los pantalones podemos llevar el material de respecto y los accesorios necesarios. Todo sin necesidad de parecer un árbol de navidad con multitud de cosas colgando (boya, carrete, linterna, cámara de fotos, etc…).

Todo el material va clipado en su interior para evitar perderlo accidentalmente al abrir un bolsillo al coger cualquier accesorio. Menudo plan si para coger la linterna pierdo la cámara, por ejemplo…

Además, el no llevar tantos accesorios colgando también contribuye a ser más hidrodinámico. Si necesito utilizar algún accesorio, lo tengo bien guardado en el bolsillo que corresponda, si lo uso mucho (como la linterna) al derecho y si lo uso menos (como la máscara de respeto) lo llevo en la izquierda aunque cada uno decide…

En resumen…

Sé de buena mano que no es una configuración que guste a todo el mundo, a mí personalmente mi cambio al ala me ha venido perfecto. Pero todos somos diferentes y por eso mismo, existen diferente productos y configuraciones para el buceo. Os animo a probar esta configuración, y si no tenéis como hacerlo, en mARdEhIELO os aconsejarán y facilitarán el material para que podáis encontrar la solución que mejor se adapte a vuestras necesidades.