El buceo femenino

El buceo femenino está en auge, tanto que el pasado sábado se celebraba el día de la mujer buceadora 2021.

Por eso, hoy dedicaremos nuestro post, a los mitos y verdades que rodean al buceo y a la mujer y la problemática que puede ocasionarle por su fisiología.

El-submarinismo-en-femenino

La diferencia principal entre el buceo masculino y el buceo femenino, está en la diferente composición corporal. La menor masa y el mayor porcentaje de grasa de las chicas tienen como consecuencia:

  • mayor flotabilidad
  • menor consumo de gas
  • mayor riesgo de acumulación de gases inertes (nitrógeno)

Pese a estas diferencias, estudios recientes, que mediante técnicas Doppler, determinan la cantidad y volumen de burbujas, no establecen diferencias significativas entre ambos sexos.

Enfermedad descompresiva

Recientes estudios comparativos de inmersiones recreativas entre mujeres y hombres y su índice de enfermedad descompresiva no muestran diferencias aparentes.

Hipotermia

La cantidad de grasa y la superficie corporal por unidad de masa del cuerpo influyen en la termorregulación en el agua. Las mujeres con una mayor cantidad de tejido graso que los hombres, dado que la grasa tiene una baja conductividad térmica, conserva mejor el calor corporal. Esto podría ser una ventaja para las buceadoras durante una inmersión en aguas frías.

Pero, las mujeres tienen también una mayor superficie por unidad de masa corporal que los hombres. Una mayor superficie por unidad de masa corporal aumenta la pérdida de calor en el agua al aumentar la superficie de contacto.

Dados los efectos antagónicos de estos factores, es difícil predecir la incidencia de la hipotermia entre buceadores por diferencia de sexo.

Menstruación

Los cambios del ciclo menstrual , no requieren consideraciones especiales para la práctica del buceo femenino. La utilización de tampones no es una supone ningún riesgo durante la práctica del submarinismo.

Embarazo

Es una situación especial en la que existen unos factores de riesgo claramente definidos. Especialmente en los primeros meses en los que se produce el desarrollo y diferenciación de los órganos del feto. Además durante todo el embarazo el feto, al carecer de respiración pulmonar, no dispone de un filtro pulmonar que depure las posibles pequeñas burbujas en caso de descompresión, tras respirar gases inertes. Su sangre venosa es oxigenada en la placenta a través de la arteria umbilical.

Estudios experimentales demuestran la existencia de alteraciones y malformaciones en las fetos cuando las madres gestantes se someten a descompresiones que a ellas les son innocuas.

Además, la mayor retención de líquidos asociada al embarazo, hace que se genere un estrechamiento en las cavidades nasales y auditivas, dificultando la compensación.

Tras un parto natural, la madre debe esperar 4 semanas para volver a bucear. Con cesáreas el tiempo suele duplicarse.

Lactancia

La lactancia no supone un impedimento para la práctica del buceo. Los cambios de presión no alterna la producción láctea, ni se ha demostrado que se formen microburbujas en la secreción láctea. Eso sí, tras la inmersión, ha de limpiarse cuidadosamente la mama, para evitar mastitis o trastornos gastrointestinales del lactante.

Implante mamario

Las prótesis mamarias se hacen exclusivamente con silicona, un material inerte y elástico escasamente compresible y muy estable a los cambios de presión y temperatura, y de soluciones salinas

Estudios en cámaras hiperbáricas sobre prótesis no implantadas han demostrado la absorción de nitrógeno y la formación de burbujas, que si bien no ponen en riesgo la prótesis, es recomendable consular con el cirujano que realizó el implante antes de realizar inmersiones.

Buceo-femenino

En resumen:
  • estudios recientes sobre buceo deportivo-recreativo sugieren que la mujer no es más susceptible a desarrollar la enfermedad descompresiva o hipotermia que el hombre, siempre que esté en unas buenas condiciones físicas y realicen las inmersiones dentro de los límites de las tablas de buceo
  • la menstruación no supone un impedimento para la práctica del submarinismo
  • si existe una completa evidencia para sugerir que las mujeres deberán evitar bucear durante el embarazo.
  • la mujer no necesita posponer sus planes de inmersión durante la lactancia

Seas como seas, disfruta del buceo en Tarragona con nosotros 🙂

Submarinismo-femenino